Skip to content

El acuerdo abre la oportunidad a los fabricantes de autopartes

Planean dinamizar los motores, sistemas de dirección y ejes, con una inversión de 5 mm de dólares

El acuerdo abre la oportunidad a los fabricantes de autopartes

El acuerdo abre la oportunidad a los fabricantes de autopartes

La aplicación del acuerdo entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que comienza el 1 de julio, representa una oportunidad para los fabricantes de autopartes, ya que muchos componentes y materiales que antes se importaban de países con bajos salarios ahora deben fabricarse en México.

La Industria Nacional de Autopartes (INA) estima que se invertirán aproximadamente 5.000 millones de dólares en el sector para adaptarse a la nueva norma de origen T-MEC en 2020.

Las principales oportunidades para aumentar la producción de componentes en el país se encuentran en los motores, sistemas de suspensión, sistemas de dirección, ejes y baterías de litio.

A partir del 1 de julio, la regla de origen de la T-MEC establece que el 66% de los componentes de un automóvil fabricado en América del Norte debe provenir de la región, mientras que el TLCAN exige el 62,5%.

Esto significa que tanto las plantas de ensamblaje como los fabricantes de piezas de automóviles tuvieron que hacer inversiones o cambiar de proveedores para cumplir con la nueva norma.

“Ahora el porcentaje de insumos en la región es mucho más alto y no se pueden traer muchos insumos europeos o asiáticos para producir un automóvil”, dijo Sergio Gómez Lora, Director General de Inteligencia Comercial de IQOM.

Para la exportación a los Estados Unidos, las piezas de automóviles se han dividido en tres tipos: las piezas esenciales, que tendrán que aumentar su cuota regional del 50% al 66% a partir del 1 de julio.

Esencial son los ejes, la carrocería, los motores, los sistemas de dirección y suspensión, las transmisiones y las baterías de litio. En este componente, el INA cree que hay una mayor posibilidad de atraer inversiones al país.

Mientras que las partes más importantes de los coches seguirán existiendo con una cuota regional del 62,5% y las partes complementarias con el 62%.

Los más importantes son Cojinetes, partes de la carrocería, sistemas de frenos, parachoques, aire acondicionado, motor de refrigeración, paneles de control, embragues, sistemas de escape, parabrisas, bolsas de aire, neumáticos y llantas, entre otros.

Los complementarios son: Equipo de audio y control remoto, sellos, cámaras, monitores, convertidores catalíticos, iluminación, cerraduras, interruptores y válvulas.

“Ciertamente hubo un cambio en la entrega de algunas piezas de automóviles. Pero si no hay ningún problema [para la exportación a los Estados Unidos] con lo que tiene actualmente, no ha habido un cambio inmediato, pero como la regla de origen aumenta del 66% al 69% el próximo año, su parte probablemente no calificará para el próximo año.

“Así que tienes estos seis meses restantes a partir de 2020 para hacer el movimiento”, explicó Teresa González, socia asociada de EY Global Trade.

El año pasado, México produjo piezas de automóviles por valor de 97.834 millones de dólares.