Skip to content

Los cuerpos no reclamados irán a la fosa común en Baja California

Cuatro de cada siete cuerpos están vinculados al coronavirus

Los cuerpos no reclamados irán a la fosa común en Baja California

Los cuerpos no reclamados irán a la fosa común en Baja California

Mexicali – Los pacientes que han muerto por el coronavirus y cuyos cuerpos no han sido reclamados son llevados a una fosa común.

Los restos mortales fueron dejados primero en los hospitales y luego enviados al Servicio Médico Forense (Semefo). Si no son reclamados y después de 15 días en este lugar, son enterrados en el cementerio para los desconocidos.

La semana pasada una petición del departamento de justicia del estado circuló en las redes sociales. Las oficinas de Semefo pidieron el apoyo de los ciudadanos para reconocer los cadáveres que habían estado en la morgue durante dos semanas. Había siete cuerpos: cuatro de ellos estaban relacionados con el coronavirus.

Algunos, según el jefe de Semefo, César Raúl González Vaca, fueron acusados casi de inmediato, pero los otros no lo fueron (tres sospechosos y uno confirmó la muerte de Covid-19).

“No sabemos si están sin hogar o abandonados. Incluso pueden haber estado en tránsito y haber muerto en la Entidad mientras venían de otros lugares. Otros son abandonados por la situación económica de la familia o por miedo a contraer el virus”, dijo.

Desde que se declaró la pandemia, se decidió, de acuerdo con el Protocolo de Higiene y las directrices federales, que el médico forense no utilizaría el examen post mortem en los pacientes que murieran de Covid-19. Esta tarea se dejaría a la Secretaría de Salud local y al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Pero con el aumento de casos positivos y muertes, algunos casos no se diagnostican, y si el paciente muere, sólo se registra como un caso sospechoso.

Así que algunos cadáveres han llegado a las oficinas de Semefo. Según González Vaca, se denunciaron unos 50 casos en Mexicali y otros 10 en Tijuana. El funcionario dijo que por lo menos cuatro cuerpos estuvieron en el Hospital General de Mexicali durante dos o tres días y, como no fueron reclamados, se enviaron a la oficina del forense donde se emitió una cédula de identidad para que la familia pudiera encontrarlos si los buscaban.

Según el expediente, habrá una fotografía de ellos y detalles con sus nombres, porque, a diferencia de los que no se identifican, en este caso todos tienen un nombre y una edad: Roberto Álvarez, 44 años (confirmado); Antonio Hernández, 85 años; José Guadalupe de la Rosa, 77 años, y Antonio Solorio Parra, 83 años (ambos son sospechosos).

“Aquí tenemos un álbum de fotos con todos los cuerpos que están enterrados y la ubicación exacta del cuerpo”, explicó.