Skip to content

Sólo una sociedad vigilante evitará el ecocidio en los trenes mayas y transístmicos: Semarnat

Las comunidades indígenas necesitan ser empoderadas, organizadas y vigiladas, dijo Víctor Toledo, jefe de la Secretaría de Medio Ambiente

Sólo una sociedad vigilante evitará el ecocidio en los trenes mayas y transístmicos: Semarnat

Sólo una sociedad vigilante evitará el ecocidio en los trenes mayas y transístmicos: Semarnat

Juchitán: Para evitar que el proyecto del Tren Transístmico perjudique el medio ambiente, es necesario que las comunidades indígenas se empoderen, se organicen y estén atentas para “evitar un posible ecocidio”, dijo Víctor Toledo, titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Durante una conferencia de prensa virtual para explicar la situación de la evaluación ambiental de los proyectos de construcción del tren maya y de modernización de las vías del tren transístmico, el jefe de la Semarnat dijo que “este gobierno empodera a la población y es el propio pueblo el que debe organizarse y estar alerta para evitar un posible ecocidio”.

El pasado fin de semana, el Presidente Andrés Manuel López Obrador estuvo en Ciudad Ixtepec para monitorear el progreso de la rehabilitación del ferrocarril transístmico de casi 133 kilómetros de largo. Rafael Marín Mollinedo, jefe de la instalación conocida como Corredor Interoceánico, le dijo que tres de los cinco tramos de la línea no habían avanzado a favor de la empresa Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec (FIT) debido a la falta de la Evaluación de Impacto Ambiental (EIA).

Esta versión fue rechazada un día después por el propio Semarnat, quien declaró que la MIA se había resuelto positivamente desde el 21 de mayo del año pasado, pero señaló que establecía una serie de condiciones para proteger la flora, la fauna y el agua, para tener en cuenta la contaminación y para reforestar antes de que comenzaran los trabajos.

Entre estos “obstáculos” a la labor se encontraba la necesidad de completar la consulta con los pueblos indígenas y tener en cuenta sus sugerencias, así como de establecer comités de vigilancia comunitarios para el proyecto.

En este contexto, la unidad señaló que el 28 de julio todavía estaba esperando que la empresa presentara documentos en respuesta a estas condiciones.

“Durante 46 días laborables, la Secretaría siguió de cerca la recepción de los documentos de la empresa para verificar que se cumplieran las condiciones prescritas para el inicio de los trabajos del proyecto”, dijo.

Este viernes, su director dijo en la conferencia virtual que los trabajos del Transístmico, que incluyen el reemplazo de rieles y durmientes, el corte de curvas y pendientes, y la construcción de puentes para los vehículos, se llevan a cabo en el mismo orden que en el proceso del Tren Maya.

“Se celebraron dos reuniones públicas y se inició la consulta con la población indígena en el Istmo del 1 al 17 de marzo. Lamentablemente tuvo que ser aplazado debido a la pandemia, pero se reanudará tan pronto como las condiciones lo permitan”.

EL UNIVERSAL ha documentado que una de las razones del retraso en las operaciones del tren es que las comunidades indígenas siguen esperando no sólo esta consulta ambiental, sino también las establecidas por los organismos internacionales. Participación que el propio secretario ha reconocido como necesaria.

“Soy consciente de que cualquier proyecto de modernización, por muy bien intencionado que sea, siempre contiene elementos de deterioro (del medio ambiente), por muchas razones que están fuera de nuestro control. La única forma de evitarlo es una sociedad mejor organizada, con más conciencia y más información. Y un gobierno sensible y capaz de dialogar”, concluyó.

Notas relacionadas