Skip to content

Contando a los ex-funcionarios que cambiaron de abogado en medio de sus juicios penales

Este martes, el abogado Javier Coello Trejo anunció que deja la defensa de Emilio Lozoya, ex director de Petróleos Mexicanos

Contando a los ex-funcionarios que cambiaron de abogado en medio de sus juicios penales

Contando a los ex-funcionarios que cambiaron de abogado en medio de sus juicios penales

Este martes el abogado Javier Coello Trejo anunció que ha renunciado a la defensa del ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya. Sin embargo, este no es el primer caso relevante en el que esto ocurre.

Coello Trejo explicó que la separación del caso Lozoya se hizo de acuerdo con su ahora ex cliente, debido a desacuerdos sobre la estrategia legal a seguir.

Como Lozoya, ex-gobernadores y ex-funcionarios acusados de corrupción han decidido cambiar de abogados en medio de sus procedimientos penales.

En 2018 el abogado Marco Antonio del Toro anunció su decisión de abandonar la defensa del ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, en el caso de lavado de dinero y asociación delictiva.

Tras su extradición de Guatemala, Duarte de Ochoa compareció ante un juez mexicano, acompañado por el abogado del Toro, en las primeras audiencias.

En los primeros juicios de 2017, del Toro y los fiscales de la SEIDO, incluido el jefe de la SEIDO, Alonso Lira Salas, mantuvieron acalorados debates para probar la probable responsabilidad e inocencia de Duarte de Ochoa.

En marzo de 2018, del Toro Carazo dejó la defensa del ex jefe de Estado y pasó a manos del abogado Ricardo Sánchez Reyes Retana, quien hasta septiembre del mismo año acompañó a Duarte en su solicitud de un juicio expedito en el que el ex funcionario se declaró culpable de lavado de dinero y asociación delictiva y recibió una condena de nueve años de prisión.

El ex gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge, también comenzó su defensa por consejo del abogado Antonio Collado, quien meses después puso el asunto en manos de Javier López.

Borge fue juzgado desde enero de 2018 y fue transferido a una prisión federal en el estado de Morelos.

Desde entonces, ha apelado contra el caso de lavado de dinero y obtuvo una orden judicial pidiéndole que reabra su caso.

La FGR impugnó el amparo y hasta el momento un tribunal federal del estado de México no ha emitido una resolución.otro ex-fiscal que vivió esta situación fue Roberto Sandoval, quien, después de que el Congreso de Nayarit anunció el inicio de un juicio político en su contra, presentó un amparo en el que fue representado por el abogado Juan Carlos Soto.

Fuentes cercanas al caso dijeron que Soto dejó la defensa del ex funcionario porque no pudieron llegar a un acuerdo sobre el pago de los honorarios, por lo que la representación legal de Sandoval está ahora en manos de José Luis Nassar.

La ex jefa del Ministerio de Desarrollo Social (Sedesol), Rosario Robles, compareció el año pasado, acompañada por las oficinas de Javier Hernández Barros y Oléa & Oléa Abogados, quienes acusaron a la ex funcionaria de ser víctima de persecución política en el caso del fraude maestro.

Después de estar relacionadas con un caso de abuso del servicio público, ambas empresas confirmaron que la ex Secretaria de Estado no tenía los medios para pagar sus honorarios y dejaron el caso al abogado Epigmenio Mendieta.

Rosario Robles se encuentra actualmente en la prisión de Santa Martha Acatitla. Ha intentado varias veces sin éxito revocar la decisión del juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna de mantenerla en custodia, lo cual estaba justificado.

Notas relacionadas