Skip to content

El bloque de la oposición gana

La 4ª legislatura tenía la intención de prolongar las actividades y nombrar asesores electorales; sólo se hizo un llamamiento a la Cámara Alta

El bloque de la oposición gana

El bloque de la oposición gana

Fue un domingo diferente: entre la barbijo, las barbijos acrílicas, los guantes y el gel antibacteriano, hubo una intensa negociación dentro de la Comisión Permanente para ir a una sesión extraordinaria hoy y mañana en ambas cámaras del Congreso de la Unión, pero ganó el bloque opositor.

Ayer, la Comisión Permanente del Congreso de la Unión trabajó con el objetivo de adoptar cinco leyes del T-MEC durante un período extraordinario antes de su entrada en vigor el próximo 1 de julio y continuar con el nombramiento de cuatro asesores del INE, pero sólo lograron concretar la solicitud al Consejo Federal para tratar el nuevo tratado.

El día comenzó temprano; se aprobaron los tres primeros fallos, dos nuevas leyes y una reforma, pero el protocolo en las Comisiones Unidas de Asuntos Económicos, Salud y Estudios Jurídicos pasó lentamente.

El panista propone comenzar sin la presencia de los senadores desaparecidos, todos ellos de la Comisión de Salud encabezada por el Senador de Morena, Miguel Angel Navarro, y en este momento se les informa que llegarán en cinco minutos.

Los comités estaban programados para las nueve de la mañana, pero el reloj dio la una y cuarto, y todos se miraron unos a otros y se preguntaron si la reunión tendría que ser pospuesta.

“Habla con tus amigos ahora”, un senador del PAN sugirió a unos descuidados de Morena. Llegan los desaparecidos, liderados por Navarro, y él toma la palabra, acusando a la oposición de querer beneficiar a la “gran farmacéutica”.

El senador Antares Vázquez (Morena) comienza con un grito, y el ex líder del PAN pide orden: “No quiero ir en monedas de diez centavos y dires, quiero mantener un canal de comunicación institucional”.

El líder del PAN ordena un receso, y después de cuatro horas de idas y venidas, reuniones en la Unidad de Coordinación Política y sentencia, el secretario técnico acepta la orden de incluir en la decisión las tres enmiendas propuestas por Morena.

Son las cinco de la tarde, varios trabajadores entran, salen y almuerzan. Cuando entran, miden su temperatura y aplican un gel antibacteriano. Andan por la cafetería.

En menos de 30 minutos, se adopta la decisión de anular la Ley de Propiedad Industrial. Morena cree que ha ganado, pero se sabe que todo fue un malentendido y sus demandas no hacen mucha diferencia.

Poco después, el pleno de la Comisión Permanente votó a favor del mandato extraordinario del Senado, pero los diputados advierten contra el apoyo al mandato previsto para el martes en San Lázaro, ya que no descarta otras cuestiones que las reformas necesarias de T-MEC.

Dan 21.00 y el acuerdo, firmado sólo por Morena y el PT, no alcanza la mayoría. El coordinador de Morena en la Cámara de Diputados es golpeado y acusa a la oposición de seguir una estrategia de “doble cara”, de tener “chantajes y pretextos”, pero todo el mundo mira con asombro como el Senado construye un acuerdo para promover las leyes de T-MEC, y en San Lázaro, en dos palabras, no se logró nada.

El día termina, un día maratónico donde se verán los resultados.