Skip to content

Los diputados deciden si se aplica la prueba de Covid

Los empleados sólo pueden entrar con un resultado negativo, dicen las autoridades

Los diputados deciden si se aplica la prueba de Covid

Los diputados deciden si se aplica la prueba de Covid

Hoy la Cámara de Diputados retomará las actividades en una sesión extraordinaria para aprobar el reglamento del T-MEC, con pantallas sanitarias en sus instalaciones. Pero aunque todos los miembros del Parlamento tienen que usar protectores bucales en la Cámara, no todos fueron forzados a tomar su prueba de Covid-19.

Para que en tiempos de una pandemia, a pesar del semáforo naranja, los legisladores sean libres de decidir si se hacen la prueba o no, sólo los trabajadores sanos o al menos aquellos con una prueba de coronavirus negativa podrán entrar en el Palacio Legislativo en su lugar; se les medirá la temperatura y se les dará su barbijo y juego de boquilla.

San Lázaro se reactivará después de 104 días sin sesión, ya que la última sesión plenaria se celebró el 18 de marzo y toda la actividad legislativa se ha suspendido debido a la emergencia sanitaria causada por la pandemia.

Los legisladores regresan a sus asientos pero “por goteo” para que nunca excedan los 51 asientos en el plenario.

Pero de los 500 diputados, más de un centenar pueden estar ausentes, ya que pertenecen al grupo de riesgo de los mayores de 60 años, y un número no cuantificado, ya que son personales, hipertensos, diabéticos, obesos o sufren de enfermedades pulmonares.

De Morena estima que más de medio centenar de personas tienen más de 60 años; ocho del PAN, de un total de 78; 12 de los 46 del PRI; nueve del PT y tres del PSE, entre otros.

Como medida de política sanitaria, se podría excluir su participación en la reunión a fin de evitar que se expongan al riesgo de infección, y se acordó que “la respectiva no participación se justificaría en virtud de las disposiciones del Reglamento de la Cámara de los Comunes”.

Ayer, personal especializado renovó la Cámara, los despachos de los 500 diputados, las salas comunes, la sala de prensa y todas las salas para garantizar la salud de los legisladores y del personal.

La Junta de la Cámara y el Consejo de Coordinación Política de San Lázaro (Jucopo) han adoptado un protocolo para la ejecución segura de los trabajos legislativos y, como informó EL UNIVERSAL el sábado pasado, constan de un máximo de 51 diputados al mismo tiempo.

La presencia depende de la fuerza de cada partido: 26 de Morena, ocho del PAN, cinco del PRI, cuatro del PT, tres del MC, tres del PES, uno del EMPA y uno del PRD.

Cada grupo político puede tener un asesor o persona de enlace por grupo dentro de la Cámara, de modo que un total de sólo 59 personas (51 diputados, ocho asesores) están presentes en la Cámara en un momento dado y debe haber por lo menos dos escaños vacíos entre un legislador y otro.

Además, habrá personal indispensable de los Servicios Parlamentarios, dos técnicos del Canal del Congreso y cuatro personas del sector de las comunicaciones sociales.